miércoles, 18 de marzo de 2015

El candidato del Poder Económico

Publicitada por los medios privados con elogios; sin crítica alguna; y con nada disimulada algarabía, anoche, el intendente de la CABA y candidato presidencial por el pro, Mauricio Macri, fue el anfitrión de una cena de gala con parte del gran empresariado en el predio que recordemos, la Sociedad Rural Argentina continúa usurpando con el beneplácito judicial.
El objetivo del encuentro, cumplido, fue recaudar $120 millones para la campaña presidencial y a tales efectos, los hombres del establishment presentes o quienes fueron en su representación a los fines de cubrirlos evitándoles poner la cara, pagaron $50 mil por su asiento; su comida; y su bebida.

Más allá de la arenga de una pobreza discursiva ya característica en el cada vez más encumbrado por propios y aliados, líder opositor, y del colorido habitual en el packaging pro, el dato, que no se discute en las usinas publicitarias porque se naturaliza como positivo con la perorata vacía sobre el dialogo como marco, es que el encuentro viene a poner sobre el tapete no sólo quienes ungen a Macri como el candidato para disputar con el Frente para la Victoria, sino también el porqué de ello.
Y el porqué de ello, lejos de esa perorata vacía sobre el dialogo; el consenso; y la república, radica en sus intereses que esperan, sean cuidados y multiplicados con un Macri presidente.
Los comensales del establishment; el Poder Económico en esencia, son los que apoyan y sustentan la candidatura del jefe del pro y lo hacen con la certeza de saber que su plan de gobierno está destinado a garantizar sus privilegios en detrimento de los intereses de los demás.
Muestra de ello, son apenas algunas definiciones en materia de lo que sería la política económica del pro que traduce eficiencia en reducción de las inversiones del Estado; lógicas cuando plantea de antemano desfinanciarlo eliminando las retenciones y el impuesto a las ganancias, al tiempo que propone que el precio del dólar lo fije el mercado – o sea sus amigos en la cena de anoche-; algo que llevaría a una megadevaluación que la piensan acompañar con el fin del mal llamado cepo al dólar en pos que el Banco Central garantice la fuga de capitales corporativos.
Sólo con estás definiciones -centrales pero no completas-, brindadas abiertamente por el equipo económico de Macri, resulta una obviedad, el porqué de los asistentes- financistas anoche.

Fuente: Columna Norte