sábado, 6 de mayo de 2017

Cristina y la interna del peronismo

Vi el discurso de Cristina de anoche, me gustó, se mostró con los brillos de siempre y volvió a dejar flotando lo que en este blog se viene repitiendo hace rato, referido a que no se presentará a candidatura alguna. Es que pocos han valorado la potencia de legitimación que le significó irse del gobierno sin ningún fuero ¿Recordamos la sarta de inventos que se lanzaron en 2015, diciendo que iría como candidata a diputada, para cubrirse ante la catarata de denuncias que recibiría? Bien, Cristina les hizo pito catalán por enésima vez y se fue sin ninguna protección, sabiendo que sabuesos como Bonadio le harían la vida imposible. ¿Y qué actitud tomó la ex presidenta? Cumplir punto a punto cada convocatoria judicial, transformando en muchos casos esas citaciones en espacios de acumulación, trocando demanda por empoderamiento, y así llegó a este momento en donde sigue siendo la principal referencia política del país. Y por eso las usinas del macrismo la quieren en la cancha para jugar el juego que ya en posteos anteriores hemos relatado, pero Cristina demuestra que sigue con el timming justo para no pisar ese palito, por eso se les escapa y por eso es cada vez más cierto que no será candidata ¿Para qué, luego de dos mandatos y de haberse retirado con Plaza de Mayo repleta? Cristina volverá a presentarse sólo cuando vea condiciones para revalidad aquella victoria de 2011 con guarismos similares y si no se guardará para quedar en la historia no sólo con 54 % sino con lo logros de esa gestión (también con los déficit, obvio, pero lógicamente siempre se apoyará en los primeros)

El punto es que ante la cada vez más evidente retirada de Cristina, pero sólo en lo referido a integrar una lista, el problema empieza a estar -como también lo venimos diciendo- en el conjunto de lo que supo ser el FPV, en su capacidad de reorganización, de debate interno y fundamentalmente en ser capaz de llevar adelante una elección interna donde se expresen los afiliados y adherentes del espacio y sean ellos quienes ordenen la lista, definiendo qué sector la encabeza y qué sector acompaña desde la derrota, pero con lo pies dentro del plato. Y ante esto no hay excusas: si no somos capaces de bancarnos una interna sin romper, la verdad, estamos en el lugar equivocado y ratificaremos que no estamos a la altura de lo que la política de mayorías reclama.

En CABA somos el 20 % del padrón y, la verdad, nada nos indica que crezcamos este año; en Mendoza venimos para ser segundos cómodos; en Córdoba ¿Terceros con suerte?; en Santa Fe, nuestro mejor candidato -más allá que nos guste o no- ya es senador y no tiene que renovar. Hablo de Perotti. Está el Chivo caminando a lo loco y está bien que lo haga, pero, viene en una remonta de muy abajo. Ojalá crezca más de lo estimado, de verdad. Y en la provincia de Buenos Aires, donde se libra la madre de todas las batallas, nos encontramos con una gobernadora que cuenta con un capital robusto en términos de imagen (siendo que su gestión, hasta ahora, no se diferencia de las anteriores, o sea que no es nada del otro mundo) pero cuenta con el cuchicheo de las comadres, hartas de peronistas que durante 28 años gobernaron pero sin transformar la realidad de estrechez, de inseguridad, y de “más de lo mismo” conocido. Por eso el desafío es enorme, porque estamos obligados a ganar en el distrito donde Cambiemos tiene nada menos que a la figura con mejor imagen de todo el país… El desafío no es poca cosa. Pero estamos condenados a afrontarlo, sin divismos, sin fanclubs y con mucha, muchísima política, porque si no politizamos a fondo al peronismo y sus satélites tenemos la derrota asegurada.

Está en nosotros, está en ser capaces de crecer porque sólo si triunfamos tendremos la suficiente fortaleza para convencer a Cristina de que vuelva en 2019. Si, por el contrario, somos derrotados, si Macri logra ganar la PBA luego del ajuste, de la pérdida de derechos y de los despidos, si a pesar de eso el pueblo le llega a ofrendar una nueva victoria, la verdad es que nos sobrará tiempo para lamernos las heridas y para recordar cada vez con más nostalgia que hubo un tiempo que fue hermoso y que por varios años no volverá…

jueves, 27 de abril de 2017

¿Será con la cabeza de los dirigentes nomás?

Ya es historia conocida como llegó la conducción de la CGT al paro general del 6 de abril (empujada en público por la presión de las bases en el acto del 6 de marzo); tanto como lo que pasó después, en el país, en el mundo del trabajo y en la propia CGT.

Sin embargo, no viene mal recordar los hechos: siguieron los despidos tanto en el Estado (los últimos casos conocidos, los de Radio Nacional y otros medios públicos) y las empresas privadas (por estas horas Camioneros lanza un paro por los despidos en Sancor); y frente a la crisis de Santa Cruz el gobierno de Macri le pide a Alicia Kirchner un plan de ajuste que involucra despedir miles de empleados provinciales.

Las propuestas flexibilizadoras del gobierno están a la orden del día, y las plantea como la única respuesta a cualquier problema de la economía: lo que se firmó para Vaca Muerta con los petroleros esperan replicarlo con las automotrices, la industria metalúrgica, la del calzado y los textiles, y su obstinación en imponerlas en el caso Sancor es lo que está a punto de hacer naufragar el salvataje de la empresa; poniendo en riesgo miles de empleos, además de los que ya se perdieron.

Los reflejos represivos del gobierno ante la protesta social están listos a desplegarse como sucedió con la carpa de los docentes, y Peña atribuyó en el Congreso los problemas de empleo a “mala praxis empresarial”; y no a las consecuencias del plan económico.

El presidente ha ratificado en público que no piensa convocar a la paritaria nacional docente ni aunque una ley y un fallo judicial lo obliguen, e insiste en ponerle techo al resto de las otras paritarias: ahí anda la UOM del selectivo Caló (el que no vota mujeres) a punto de lanzar un paro porque al pedido del 30 % de aumento los empresarios le contestan con el 18 % pautado por el gobierno.

Mientras, el presidente viaja a Estados Unidos para inaugurar junto a Paolo Rocca una fábrica de Techint que les dará empleo a 600 trabajadores...estadounidenses; se viene otra ronda de aumentos de tarifas, continúan subiendo las importaciones de textiles, calzados y bienes de consumo que amenazan empleos argentinos.

Los propios datos oficiales dan cuenta de que la economía sigue cayendo a pique, y los salarios “viejos” (con las paritarias a pérdida del año pasado) continúan perdiendo poder adquisitivo con su secuela obvia: la merma en el consumo de bienes esenciales como lo alimentos, por parte de los sectores más vulnerables de la población que destinan a ellos la parte más sustancial de sus ingresos.

Con los datos conocidos de la descomunal transferencia de ingresos por 16.000 millones de dólares de los sectores populares a los más concentrados de la economía, el aumento de la desigualdad y la pérdida de participación de los trabajadores en la distribución del ingreso nacional, la “emergencia social” no arranca, y el“aguinaldo social” sigue siendo una promesa vidriosa.

El gobierno no tiene demasiado interés siquiera en cumplir los pactos que firma con algunos sectores empresariales y sindicales: luego de acordar con la industria de la construcción planea importar casas prefabricadas desde China, y tras el pacto con las automotrices, el 70 % de los autos que se venden en el país son importados, y apura la exigencia a las industrias para incorporar el etanol en un 100 % en los combustibles; poniendo en riesgo más puestos de trabajo. Hasta se apresta a soltarle la mano a Moyano en el negocio de OCA.

Desde su larga gira por EEUU para la asamblea del FMI Dujovne nos advierte que los trabajadores deberán convencerse de que los salarios no le pueden ganar a la inflación, y desde acá Triaca y María Eugenia Vidal profundizan la ofensiva anti sindical: apretadas a los sindicatos disfrazadas como “exigencias de transparencia y democratización”, descuento de días de paro y amenazas de multas y pérdida de personería gremial a los sindicatos docentes. El propio Macri no duda en mencionar en primer lugar a los gremios como una de las principales “mafias” que dice combatir, en cuanta oportunidad tiene.   

En ese contexto, leíamos en Ambito Financiero que la CGT piensa organizar un acto del 1º de mayo muy particular: en un estadio cerrado, con invitados rigurosamente seleccionados (ejerciendo el derecho de admisión, para evitar “infiltrados”), evitando la calle y la movilización. Más allá del difícil contexto que no da para festejos en el Día del Trabajador, fuera incluso de la tradicional liturgia peronista de la que dicen ser celosos custodios.

Pero si el continente es magro, el contenido amenaza ser peor: nada permite inferir que del acto del lunes saldrán precisiones de la central obrera sobre la continuidad del plan de lucha o algo similar, tras el paro general. Por el contrario, Schmid (que sería el único orador) insistirá en el pedido de diálogo a un gobierno que ha dejado claro que no quiere dialogar (aunque diga lo contrario); y en ofrecer a la CGT como un tapón que obture la protesta social, en lugar de liderarla.

Es muy posible entonces que el mensaje transcurra por los mismos carriles de esta nota del propio Schmid en Perfil hace unos días, historiando viejas luchas de cuya continuidad hoy no se hacen cargo; en un tributo nostalgioso a la emoción para disimular la decadencia actual de la conducción de la CGT. Y más aun, “delcañizando” su discurso para obsesionarse en subrayar que el macrismo y la década kirchnerista “son lo mismo”, en lo que a los trabajadores concierne; una conclusión que no resiste el más mínimo cotejo histórico, ni con la opinión predominante entre los propios trabajadores.

Mientras todo esto transcurre se vienen las elecciones, se perfilan las posibles ofertas opositoras y el gobierno disfrutará de su propio acto del Día del Trabajador organizado por el “Momo” Venegas y con Macri como principal orador.

Un modo de decirle que se la fumen bien a una conducción de la CGT a la que le sigue pasando el tren de la historia por al lado, sin que logren demostrar que están a la altura de las circunstancias, lo que no implica que disminuyan la tensión social y las protestas, sino que en todo caso pasarán por otro lado; incluidas las propias delegaciones regional de la central en el interior, o sectores internos con otra visión, como la Corriente Federal de los Trabajadores o el nucleamiento sindical “Saúl Ubaldini”.  

jueves, 8 de diciembre de 2016

Duro fallo contra un intendente macrista por un caso de corrupción

Se trata de Diego Barreto, actual intendente de Funes, investigado por una denuncia donde se lo acusa por no acreditar el origen y destino de fondos recibidos por su agrupación.

La Cámara Nacional Electoral resolvió que las causas por financiamiento ilegal de los partidos políticos y campañas electorales no prescribirán cuando esté involucrado un funcionario público en actividad.

El máximo órgano judicial electoral del país, integrado por Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera, se expresó así en el marco de una causa iniciada en la localidad de Funes, Santa Fe, que en primera instancia había sido declarada extinta por prescripción.

El caso que derivó en esta decisión había sido iniciado para determinar si correspondía o no sancionar con la inhabilitación electoral a la autoridad de un partido político que no acreditó el origen y destino de los fondos recibidos por su agrupación.

Se trata de Diego Barreto, que actualmente es intendente de Funes, y ahora continuará siendo investigado por la recaudación para la campaña del PRO. El juez de primera instancia había declarado extinguida la acción sancionadora por considerar que había prescripto, al haber transcurrido un año desde su inicio.

Sin embargo, apelada esa decisión, la Cámara Nacional Electoral tuvo en cuenta que la persona sometida a juicio era concejal de la localidad de Funes al momento del episodio y resolvió que esa condición suspende el curso del plazo de prescripción.

Para resolver de ese modo, el Tribunal consideró que aunque en el caso no se trata de un delito sino de una infracción a las normas de financiamiento partidario, deben aplicarse igualmente los principios y reglas del derecho penal.

Fuente: El Destape

lunes, 21 de noviembre de 2016

El Intendente de Funes recibe críticas de opositores y oficialistas casi por igual

"Le está haciendo mal al partido"

Barreto asumió en diciembre pasado como una joven promesa del PRO y uno de los tres intendentes del partido en la provincia. Pero su planta política creció demasiado y no se ven signos de buena gestión. "Funes no tiene intendente", dicen los opositores.

Por: Pablo Fornero

Diego León Barreto asumió de modo rutilante en diciembre del año pasado como uno de los tres intendentes del PRO en la provincia. Su gestión al frente del Municipio de Funes se pensó dentro del macrismo como una vidriera de exportación para sus propias experiencias electorales futuras. Pero hoy, a menos de doce meses de su debut, oficialistas y opositores lo condenan casi por igual. Desde el mismo PRO reconocen que la ciudad "está muy descuidada" en materia de servicios básicos y que el personal político "ha crecido considerablemente". El peronismo, en tanto, arguye que "el intendente está totalmente ausente, Funes no tiene intendente". Amarillos y radicales de escala superior siguen la gestión bien de cerca y dónde unos observan repunte, otros admiten que "al partido le está haciendo muy mal".

Servicios, servicios y más servicios, se ganan la marea de reclamos a la intendencia. El estado calamitoso de las calles, pavimentadas o de tierra, sube a lo más alto del podio en las demandas de los funenses al Ejecutivo. León Barreto se defiende, dice que recibió una (otra) pesada herencia y que hace tres meses la gestión logró finalmente comenzar su plan de trabajo. Pero en el medio se ganó innumerables críticas, de propios y ajenos. Como el edil PRO Luis Dolce, quien admitió que el Ejecutivo pierde ante los "yuyos altos, los pozos y la poca iluminación". O el edil peronista Roly Santacroce, que consideró que la ciudad "está mucho peor" que como se encontraba durante la intendencia que lideró Mónica Tomei.

Dolce tiene que renovar banca en 2017 y juega al trapecista. Trata de hacer equilibrio entre su pertenencia amarilla y el termómetro que le aportan vecinales, vecinos y redes sociales. Se reconoce "oficialista, pero crítico de la gestión", salva a León Barreto, pero le pega de manera furiosa a sus secretarios políticos: el titular de Gobierno Ezequiel Fernández de Salvi (tristemente célebre por haber dicho el 24 de marzo pasado que el ex centro clandestino de detención Quinta de Funes alentaría el turismo) y el jefe de Gabinete Leonel Scarano. "Son los verdaderos intendentes, mandando sobre las otras áreas, no conocen la ciudad, no la caminan", dice Dolce. A los inconvenientes de gestión se suman entonces internas políticas.

Santacroce, por su parte, afirmó que el Ejecutivo "no tiene un plan, un programa de desarrollo" y que el futuro de la ciudad vecina será aún más oscuro. "En marzo vamos a estar peor que hoy y en junio peor que en marzo. (León Barreto) no abre un diálogo, tiene problemas con sus dos concejales, es muy preocupante. Hace mucho tiempo que el Concejo no se habla con el intendente". El peronista también posó su mirada sobre los funcionarios que rodean al intendente. "El 95 por ciento de la gente que lo acompaña no es de la ciudad, es un gasto excesivo en un plantel que no se ve reflejado en las pequeñas cosas que la gente está pidiendo".

Luego de atravesar una disputa no menor, León Barreto se reconcilió con el diputado provincial Federico Angelini, quien en diálogo con Rosario/12, admitió que al intendente "le costó hacer pie", que recibió una "situación económica bastante complicada" y que cometió el "error inicial" de no contarle a los funenses "lo que se recibió". Pero el hombre fuerte del PRO en Santa Fe defiende que "en el último tiempo ha habido un cambio de actitud" y León Barreto se permitió "empezar a recibir ayuda del gobierno nacional". El legislador habló de "obras en el corto plazo", en materia de hábitat, cloacas y mejoramiento de avenida Illia (extensión de calle Mendoza, uno de los ingresos a la ciudad).

Pero el sector macrista que se encuentra enfrentado a Angelini tiene una visión absolutamente distinta. Uno de los dirigentes encumbrados de la Fundación Pensar Santa Fe confió que "por parte de Diego no tenés ningún rebote, ninguna devolución, está cerrado a su propio núcleo y no se deja ayudar". Cuenta este hombre que el think tank yellow le puso a disposición equipos técnicos, pero "no agarra colaboración de nadie". La preocupación acecha de cara al año electoral que se viene. "Como viene, está perjudicando al PRO para las elecciones del año que viene, no podemos separarlo. Al partido le está haciendo muy mal, el derrotero que lleva nos pinta un panorama electoral adverso".

El radicalismo socio del PRO en Cambiemos también mira a la ciudad. Un legislador que se sienta a la mesa del frente oficialista en lo nacional alerta que "se está desaprovechando una oportunidad tremenda", y aunque no observa "una mala gestión", preocupa que "no haya una gran presencia del intendente en el trato permanente con los vecinos".

Fuente: Rosario 12

Fin de la tarjeta Argenta: Ganan los bancos, pierden los jubilados

El Gobierno de Macri anunció que pone fin a la Tarjeta Argenta, la tarjeta otorgada por ANSES a los jubilados.

El programa Argenta lanzado por el gobierno de Cristina Kirchner en el año 2012, en cuatro años (hasta Julio de 2016) había entregado $22.871 millones en préstamos personales a jubilados y pensionados, correspondientes a 2.070.034 créditos, a tasas muy accesibles, y en montos de hasta $30.000, que se reintegraban en 12, 24 o 40 cuotas.
Pero el programa, además de los créditos, otorgaba otros beneficios para los jubilados y pensionados, ya que en la extensa lista de comercios adheridos (17.000 bocas de venta en comercios de todo el país) se ofrecían descuentos especiales para quienes compraran con Tarjeta Argenta. Había importantes descuentos en indumentaria, artículos del hogar, electrodomésticos, pasajes de colectivos, trenes y avión,  farmacia y supermercados entre otros.

Solo por citar algunos ejemplos, los jubilados se beneficiaban con descuentos en Supermercados de hasta 15% (Coto, Carrefour, Vea, La Anónima y Walmart) , en Turismo de hasta 20% (Pedraza Viajes, Vía Bariloche, Pezzati, Noche y Día y Garbarino Viajes), en Transporte de hasta 20% (Andresmar, Flecha Bus, Vosa, Plusmar y Nueva Chevallier), en Artículos del hogar de hasta 35% (Garbarino, Frávega, Grupo Márquez, Musimundo y Ribeiro), en Construcción de hasta 30% (Easy, Sodimac, Supermat y Chamaco), en Indumentaria de hasta 30% (Dexter Shops, Dash Deportes y Tiendas San Juan), o en Farmacia de hasta 30% (Farmacity, Central Oeste, Red Farmar y Farmacia del Pueblo).

Y además de los descuentos, el programa otorgaba planes especiales de financiación, como en pasajes de micro (pago en 40 cuotas) o pasajes de avión en Aerolíneas Argentinas (pago en 48 cuotas).

Por otra parte, la Tarjeta Argenta que no tenía costos de generación ni de mantenimiento, y más allá de la cuestión comercial, permitía también al jubilado/a efectuar gestiones ante ANSES, como la acreditación de datos personales, gestionar reclamos por un haber impago, solicitar cambio de banco o registrar un apoderado.

En el año 2015 la entonces Presidenta destacaba que “hacemos esto con 40 empleados públicos. No sé cuántos tendrá Mastercard o Visa, pero Argenta se hace con 40 empleados del Estado”.

Por el contrario,  ahora aparece un gran negocio (otro más) que el gobierno macrista le regala a los bancos.

Dando de baja la Tarjeta Argenta,  la financiación de las compras que hacen los jubilados y pensionados, pasarán a ser ganancia de los bancos a través de las tarjetas que éstos emiten. ¿Porqué?

Porque de ahora en más, para financiar sus compras, los jubilados y pensionados tendrán como única alternativa pedir una tarjeta de crédito en el banco en el que operan, es decir en la entidad bancaria donde le depositan la jubilación o pensión.

Para tener una dimensión del negocio entregado por Macri a los bancos, y tomando como parámetro los más de 2 millones de créditos que otorgó el programa Argenta, tomemos solo un universo de dos millones de jubilados que dejarán de operar con la tarjeta que emitía ANSES.

Entonces, ahora los bancos comenzarán a enviar tarjetas de crédito a jubilados y pensionados, las soliciten o no, y quienes las utilizen, pasarán de pagar un interés anual del 18% que tenían con Argenta, a pagar las tasas siderales de interés que cobran las tarjetas bancarias. Por ejemplo, Mastercard o Visa, cobran por la financiación de las compras un interés superior al 50% anual, además de otros cargos mensuales y de la renovación anual, con lo que el costo financiero total anual supera el 70%. Es decir que por cada $100 pesos que gaste un jubilado, ahora tendrá que devolverle al banco $170, despojo que se suma a la incontrolable inflación macrista y su traslado a todos los precios.

Tomando un gasto promedio de $500 mensuales que haga cada jubilado con su nueva tarjeta de crédito bancaria, esos dos millones de jubilados, representan un monto mensual de mil millones de pesos ($1.000.000.000), cifra sobre la cual los bancos cobrarán ese fabuloso interés de más del 50% y demás cargos.

Para esconder el inconfesable objetivo de permitirle a los bancos esquilmar a jubilados y pensionados, en los anuncios de finalizar el programa Argenta, el gobierno macrista solo hace hincapié en el mantenimiento de los créditos, y que los mismos serán depositados en las cuentas donde se perciben las jubilaciones y pensiones. Pero nada dicen los funcionarios macristas del cese de los descuentos en las compras, del abandono del bajo interés aplicado en las financiaciones, del fin de los planes de pagos especiales o de la ausencia de costos de generación y mantenimiento que tenía la Tarjeta Argenta. 

Ya en julio de éste año, el gobierno de Macri anticipaba la intención de castigar el consumo de los jubilados y pensionados, cuando Aerolíneas Argentinas dio de baja los créditos que regían desde el año 2012 y que permitían a los jubilados comprar pasajes en Aerolíneas Argentinas con su tarjeta Argenta por hasta $10.000, con dos meses de gracia para empezar a pagar y 48 cuotas en pesos.

El 5 de Julio de 2016, el gobierno de Macri informaba el final del convenio “Plan Viaje por el País con Anses y Aerolíneas Argentinas”. El fin del convenio para jubilados, se produjo en el mismo mes que Aerolíneas Argentinas disponía que los miembros de la Corte Suprema (jueces con ingresos altísimos y exceptuados inexplicablemente hasta de pagar impuesto a las ganancias) viajarían gratis y en primera clase.

Fuente: Nestornautas

La burguesía nacional y la lluvia de inversiones

Hemos dicho antes que la "burguesía nacional" era para el peronismo algo así como el unicornio azul: un objeto del deseo permanente, que se perdió una vez y que parece destinado a nunca recuperarse.
Y no es que el planteo peronista estuviese errado, sino todo lo contrario: una de nuestra grandes carencias como país es -justamente- no tener una clase empresaria con vocación auténticamente burguesa, emprendedora y con sentido nacional; que sin dejar de perseguir su beneficio propio, pusiera una miradas más amplia en el desarrollo y el crecimiento del país.


Por el contrario, la oligarquía terrateniente (la clase que hizo y para la cual se hizo la Argentina moderna) fue siempre rentista y poco afecta al riesgo, aferrada a las ventajas comparativas de nuestro suelo y clima que proveían la renta agraria diferencial; y ausentista: con la mirada siempre puesta en Europa, y lista a la fuga de los excedentes apenas tuviera la menor posibilidad.

Rasgo éste último -la propensión compulsiva a la fuga- que comparte como característica estructural con el empresariado industrial, con alguna que otra honrosa excepción. Ese empresario que muchos tildan a su vez de prebendario, prendido a la teta de los subsidios y la protección estatal, o poco propenso a invertir y asumir riesgos.

Con el paso del tiempo y las transformaciones en la estructura productiva (en especial a partir del desarrollo del modelo de agronegocios) quizás haya cambiado la caracterización del empresariado agropecuario, que pasó a incorporar tecnología para mejorar la producción, pero también ingresó en una escala que lo hizo más vulnerable a las corrientes del capital financiero internacional, en el marco de la globalización.

Sin embargo, pese a esos cambios y los evidenciados en el mismo lapso en la estructura industrial, al compás de los vaivenes económicos del país, otro rasgo permaneció indemne junto a la tendencia atávica a fugar capitales que se retaceaban a la inversión, y a  la concentración económica: la extranjerización del tejido productivo nacional, transfiriendo la propiedad de las empresas nacionales a manos de capitales del exterior.

Como acaba de hacer Gustavo Grobocopatel, el "rey de la soja", con inversiones en el país y en otros de la región, cediendo el control del 75 % del paquete accionario de "Los Grobo": si él hace eso en pleno boom agropecuario como consecuencia de las políticas del macrismo ¿qué quedará para una Pyme textil o metalúrgica, o para cualquier rama de la industria que cuenta hoy con una capacidad instalada ociosa del 40 % en promedio?

Va de suyo que en esas condiciones no captarán inversiones extranjeras (¿quién invertiría en un mercado interno que se contrae mes a mes?), pero es muy probable que tampoco logren subsistir.

Sin embargo, el caso de los Grobo expone claramente los límites y los efectos del modelo económico de "Cambiemos", tanto como los límites del horizonte de nuestra "burguesía nacional", de la que Grobocopatel  es uno de los exponentes más esplendentes en todos estos años de boom sojero: muchas de las inversiones extranjeras que Macri celebrará como prueba de la confianza en su gobierno no son sino excursiones de shopping de capitales extranjeros, para quedarse a precios de ganga con el control de empresas argentinas que operan en nichos de rentabilidad, aprovechando las ventajas de la devaluación.

Inversiones que no ayudan a ampliar o transformar la estructura productiva del país, o su capacidad exportadora, ni a superar la restricción externa; y que colocan las palancas de sectores claves para el desarrollo del país o para su acceso a las divisas (en éste caso más lo segundo que lo primero), en manos extranjeras.

Fuente: Nestornautas

jueves, 22 de septiembre de 2016

Remando en dulce de leche

El papelón protagonizado por Macri y su gobierno en torno a la cuestión Malvinas puede ser analizado desde varios puntos de vista, el primero y el más obvio es el tratado acá, a partir del comunicado conjunto de ambos gobiernos luego de la reunión entre Malcorra y el número dos del Foreign Office.

Como se dijo entonces, la “hoja de ruta” trazada por las partes en los temas que hacen a las relaciones bilaterales es preocupante, porque consulta prioritariamente los intereses de los ingleses y casi ninguno nuestro, en especial en lo referente a Malvinas: resucitando la fórmula del “paraguas” del menemismo para poner a un costado el reclamo por la soberanía de las islas, Malcorra comprometió de un modo más o menos explícito concesiones al Reino Unido, sin obtener nada a cambio; ni en el avance del proceso de negociación al que viene convocando la ONU desde 1965, ni en la desmilitarización de las islas. Por el contrario, el acuerdo también involucra “la cooperación entre ambas Fuerzas Armadas”, y en la Antártida.

Concesiones indudablemente pensadas para sortear el veto británico en el Consejo de Seguridad de la ONU a la candidatura de Malcorra a la Secretaría General del organismo, porque no hay ningún interés nacional (ni siquiera la soberanía de las islas, que los ingleses siguen negándose a discutir) que las justifique. Pensar que esta gente suele anatemizar como “clientelismo” la entrega de colchones o bolsones de comida en las elecciones, a cambio de un voto.

Como decíamos también antes, de ese modo y por esas razones, Malcorra (con la venia de Macri, obviamente) se pasó a nado la cláusula transitoria primera de nuestra Constitución Nacional incorporada en la reforma del 94’, y asumió un semi-compromiso por escrito de propiciar la derogación de la Ley 26.659 (2011) que penaliza todas las actividades de explotación de la plataforma continental marítima en torno a las islas, y disponer el levantamiento de las sanciones dictadas en su consecuencia a las empresas que operan concesiones o ejecutan contratos otorgados por los kélpers.

Cuando en plena euforia del “Mini Davos” comenzaron a filtrarse los detalles del acuerdo firmado por Malcorra y generaron reacciones incluso hacia el interior de “Cambiemos”, el gobierno decidió huir hacia delante: el presidente fue a la ONU y tras un anodino discurso en la Asamblea General, anunció que los ingleses aceptaban por primera vez en más de 50 años sentarse a discutir sobre la soberanía, nada menos; porque así se lo había dicho la primer ministra británica.

Solo suponer que malinterpretó su charla de café con la premier May porque fue en inglés no justifica el papelón, sino que lo agiganta: demostraría que estamos en presencia de alguien cuya superficialidad innata le impide penetrar en lo profundo de las cosas, y comprender realmente lo que está en juego en determinadas circunstancias, o con quien está tratando en cada caso.

Desde allí asistimos al récord mundial de un presidente desmentido por su propio canciller primero, y por el Foreign Office después; y que no obstante eso seguía insistiendo en su versión de los hechos; cuando lo aconsejable por la magnitud del patinazo era callarse la boca, y pasar a otro tema. Malcorra (ausente en la reunión “informal” de Macri con May, seguro que por andar rosqueando de cara a la elección en la ONU) lo volvió a desmentir.

¿Tendrá claro ésta gente lo que supone la investidura presidencial, o en las empresas de las que vienen estarán habituados a enmendarles la plana a los CEOS, o si lo son a que sus empleados los contradigan?

El presidente seguro que no, porque se comporta en las reuniones internacionales como si fuera un encuentro entre amigos en el country; y aun pasando por alto si Putin tiene o no tiene sentido del humor, en los países que ellos no dudarían en llamar “serios” sí toman en serio estas cuestiones, y en el fondo al que no lo toman en serio es  a Macri; pero no  por eso dejarán pasar la oportunidad de aprovechar sus papelones, y utilizarlos en su beneficio.

Desde la estricta óptica de los intereses nacionales, es muy posible que la bochornosa actuación de Macri tanto como el ñoquismo de Malcorra (concentrada más en sus aspiraciones personales que en su función como parte del gobierno) les den a los ingleses la excusa perfecta para seguir dilatando sine die la discusión por la soberanía de Malvinas, cuando la posición del país era mejor para comenzar a presionar en ese sentido: habiendo sacado del medio la excusa de los hold outs por el arreglo leonino firmado por el gobierno (contradiciendo por cierto los principios aprobados por la ONU a pedido nuestro), en pleno  “regreso al mundo” y salida al mercado de capitales y apertura a la inversión extranjera sin restricciones ni condicionamientos.

Y con Londres en pleno proceso del Brexit, con la posibilidad concreta de que las islas fueran excluidas de la cartografía de la Unión Europea, y los ingleses perdieran aliados continentales por esa razón. Ni hablar del hecho de que éste mismo año la ONU validó nuestras pretensiones sobre la plataforma continental, logro opacado ahora en sus proyecciones por las concesiones de Malcorra.

Desesperados por tirarle una soga desde acá al imitador de Freddie Mércury, los medios nacionales (con la visible incomodidad de La Nación, dividida entre dos amores por estar la rubia Albión en el medio) activaron el blindaje mediático que si bien es eficaz en el país, se revela insuficiente a escala internacional; y cuando al personaje se le suelta la mano afuera y no hay titular sobre “la ruta del dinero K” que lo salve, su pequeñez es indisimulable: pasó con el MERCOSUR y el pedido de aplicar la cláusula democrática a Venezuela, volvió a ocurrir con el cuestionamiento a las inversiones chinas en el país para luego terminarpidiendo la escupidera en el G20, vuelve a suceder ahora con Malvinas, la ONU y el Reino Unido. Intentar disimularlo es como remar en dulce de leche: algo muy trabajoso.

La oligarquía argentina y su difuso sentido de lo nacional, borroneado por años de colonialismo y entrega cipaya, vuelve hoy reciclada en éste presidente banana que cree que toda salida al exterior es un foro de inversores, y que siempre está hablando entre empresarios. Como claro representante de esa clase que es, desdeña los conceptos de soberanía y patriotismo por arcaicos, y opuestos al espíritu globalizador de la época; aunque en su caso es probable que lo haga porque simplemente tienen una densidad inaccesible para mentes como la suya, acostumbradas a la simpleza de balances y análisis de costo-oportunidad-beneficio.

Y sin embargo esas nociones están muy presentes en los países “serios” del llamado “Primer mundo”, aunque disimuladas bajo la espesa costra de subordinación de los gobiernos a las lógicas de los mercados: la primacía mundial del capitalismo globalizado se sustenta no solo en sus virtudes económicas, sino en el poder de disuasión que supone la fuerza militar pura y dura, monopolizada por los Estados.

Si uno fuera macrista, diría que la torpeza presidencial malogra hasta sus propios “logros”, pero la cosa es peor aun: es como si al salir a la escena mundial Macri quedase bajo la mirada de una lupa aun más grande que la del país, y se notara más claramente aun que no da la talla; y que los azares electorales (mezcla de virtudes propias y defectos ajenos) lo colocaron en un lugar que le  queda muy pero muy grande, y no lo puede disimular.

Fuente: Nestornautas

lunes, 19 de septiembre de 2016

Ellos festejan que venden el país

Ante empresarios, Macri celebró la llegada de la misión del FMI al país

El presidente Mauricio Macri comenzó su agenda en EEUU en la reunión anual de la Clinton Global Iniciative, al participar de un panel junto al exmandatario estadounidense Bill Clinton y el primer ministro italiano, Mateo Renzi. En ese marco, celebró el regreso del Fondo Monetario Internacional (FMI) a la Argentina y resaltó las oportunidades de inversión en el país, ante los empresarios presentes en la sala. 

"Esta semana, después de 10 años, está visitando el país una misión del FMI para cumplir con el Artículo 4, como ocurre en cualquier país normal del mundo", señaló el líder del PRO al referirse al equipo enviado por el organismo multilateral de crédito que evaluará la economía nacional. 

Además, Macri festejó el resultado del "mini Davos" que se llevó a cabo en Buenos Aires la semana pasada. "Creemos que estamos creando las condiciones y estamos tiendo un buen resultado con los eventos, la semana pasada organizamos el primero Foro de Inversión y Negocios, más de 3.000 hombres de negocios de 68 países participaron, buscando oportunidades de inversión en la Argentina", afirmó.

Macri insistió con que "en Argentina hay un gran optimismo, mucho entusiasmo, un convencimiento profundo de lo que estamos haciendo para volver a ser un país que se desarrolla y confiable", y destacó que durante sus primeros meses de gestión se eliminaron las restricciones cambiarias y a las importaciones, y se llegó a un acuerdo con los holdouts, entre otras medidas. 

Las actividades oficiales del mandatario en Nueva York continuarán a las 15 (16 de Argentina), en la sede de Naciones Unidas, está previsto que Macri pronuncie un discurso en el marco del debate general de la Reunión de Alto Nivel sobre Refugiados. 

Esa exposición se dará a poco de que el gobierno argentino relanzara el denominado "Programa Siria", con el propósito de favorecer la llegada al país de unos 3 mil refugiados sirios. 

Luego de esa participación, el Presidente tiene previsto trasladarse a la Bolsa de Nueva York (a las 17.15, hora de Argentina) para participar y exponer en un evento organizado por el diario Financial Times que lleva como título "la nueva Argentina", antes de lo cual se reunirá con la junta directiva de la Bolsa y con CEOs de empresas de tecnología. 

Tras esas actividades, el mandatario regresará al hotel en el que se hospeda junto a su comitiva, el hotel The Mark, y, desde allí, partirá luego hacia la residencia particular del titular del Congreso Judío Americano, Jack Rosen, con quien compartirá una cena de la que participarán también su esposa, Juliana Awada; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; y el embajador argentino Martín Lousteau. 

Ayer, tras su llegada a Nueva York, Mauricio Macri afirmó que llevará el reclamo argentino de soberanía sobre las Islas Malvinas a las Naciones Unidas y dejó claro que se trata de un "reclamo permanente y no negociable para todos los argentinos".

En tanto, mañana, el mandatario dará su primer discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, adonde mostrará al mundo una Argentina que tiene la vocación de "trabajar en conjunto" y "ser parte de los desafíos globales", según adelantó.

La agenda de mañana del Presidente en Nueva York comenzará a las 8 (9 de Argentina), con su presencia en la ceremonia de bienvenida a los jefes de Estado y de Gobierno en la sede de la ONU y desde las 9 (10 de Argentina) estará ocupando su lugar en la sala de la Asamblea General, donde cerca de las 11.30 hora de Nueva York (12.30 de Argentina) se prevé que dará su mensaje al plenario en séptimo lugar, después del representante de Qatar y antes del de Eslovaquia.

Para las 13 hora de Nueva York está organizado un almuerzo que los mandatarios compartirán con el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, que este año se despedirá de la función, en el Salón de Delegados Norte del complejo de Naciones Unidas.

Sobre las 15, Macri tendrá una reunión con su par de Ucrania, Petró Poroshenko, y a continuación tomará parte de la convocatoria del jefe de Estado estadounidense, Barack Obama, bajo la consigna de Cumbre de Líderes sobre refugiados, con foco en la situación siria.

Para las 19, está prevista la participación de Macri y su esposa en la recepción que Obama brindará en el Lotett New York Palace Hotel.

El miércoles, que será el último día de Macri en Nueva York, tendrá en su agenda cita a las 8 en la reunión de Alto Nivel sobre la entrada en vigor del "Acuerdo de París" en la Sala de la Asamblea General.

Posteriormente, desde las 9, el Presidente mantendrá una serie de reuniones en el hotel donde se hospeda, con punto de partida en el titular ejecutivo del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, y luego, sucesivamente, el representante de Exxon Rex Tillerson (9.45), una representación de la comunidad judía (10), la vicepresidenta de Aes Corporation Scarlet Alvarez (10.45) y el CEO de We Work (10.30), para cerrar su agenda en Nueva York con una ronda de prensa.

Fuente: Ambito

sábado, 3 de septiembre de 2016

Hay que armar el rompecabezas

Hace unos meses se movilizaron miles de estudiantes y docentes universitarios protestando por el recorte presupuestario, y a los pocos días miles de trabajadores convocados por las CGT y las CTA salían a las calles para pedir la sanción de la ley anti-despidos; que el Congreso sancionó y Macri terminó vetando.

Hubo protestas en todo el país contra los tarifazos de luz y gas, y una lluvia de amparo en los juzgados hasta llegar al fallo de la Corte Suprema que frenó el del gas, tras más de 50 fallos en contra a lo largo y a lo ancho del país. Como el fallo de la Corte dejó afuera a los comercios y las industrias, la CAME y otras cámaras empresarias están empezando una segunda ola de reclamos en la justicia, para ser excluidas de los brutales aumentos.

Tras el “frutazo” de los productores del Alto Valle del Río Negro en plaza de Mayo, se anuncian protestas similares de los tamberos y productores citrícolas, ante la agudización de la crisis de las economías regionales. El 7 de agosto una multitud marchó a San Cayetano, convocada por los movimientos sociales y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), reclamando por la declaración de la emergencia social, una ampliación de los planes de asistencia y un aumento de emergencia a los jubilados que cobran la mínima.

Diferentes cámaras empresarias (en particular las que nuclean a las Pymes) vienen manifestando su preocupación por la apertura indiscriminada de las importaciones que agudizan aun más la crisis del mercado interno, profundizando la caída de las ventas y amenazando seriamente los niveles de empleo; mientras que el propio INDEC da a conocer números que marcan que el desempleo se acerca velozmente a los dos dígitos, mientras crece significativamente el número de personas que pasaron a estar por debajo de la línea de pobreza como consecuencia de las políticas de Macri.

Días antes, sectores del kirchnerismo bajo la convocatoria de las Madres de Plaza de Mayo protagonizaron la “marcha de la resistencia”, algo que no se producía desde 2006. Antes, en el aniversario del golpe del 76’, una movilización masiva reclamaba por la continuidad de las políticas de memoria, verdad y justicia seriamente amenazadas por el retiro del Estado de su rol activo para impulsarlas.

Y finalmente ayer convergió desde todo el país a Plaza de Mayo la multitudinaria Marcha Federal convocada por las dos CTA, con la participación de los sectores disidentes de la recién reorganizada CGT (la Corriente Federal de los Trabajadores), que vienen reclamando hacia el interior de la central la convocatoria a un paro general y la definición de un plan de lucha.

Sectores políticos, sociales y sindicales con pasados distintos o compartidos entre sí, que estuvieron juntos o se bifurcaron, que protestan por intereses que pueden parecer -en algunos casos- contradictorios o contrapuestos; e incluso con diferentes opciones electorales en el balotaje de noviembre del año pasado: es nítida por ejemplo en los “ruidazos” contra los tarifazos o en las protestas de los productores de las economías regionales, la presencia de muchos votantes de “Cambiemos”.

Sectores con querellas con otros, viejas y recientes: desde productores que le cortaron las rutas durante meses al kirchnerismo en el 2008 (aunque en la zona sojera no haya protestas, porque están entre los ganadores del nuevo modelo), el sindicalismo encarnado en la CGT de Moyano que rompió lanzas con el kirchnerismo luego del triunfo electoral de Cristina en el 2011, o el Movimiento Evita (que hegemoniza la CTEP), que acaba de escindirse en el Congreso del bloque de Diputados del FPV.

Sin embargo, todos ellos con un elemento en común: decidieron ocupar el espacio público, manifestarse y protestar porque están afectados seriamente por las políticas de Macri y su gobierno. Un panorama que exige inteligencia para hacer la lectura correcta de la situación, y obrar en consecuencia; y desde el cual se entiende la referencia de Máximo Kirchner a los “brazos abiertos”, así como antes Cristina convocaba a armar un “frente ciudadano”, con todos los que tienen razones objetivas para oponerse a Macri, e intentar frenar sus políticas.

El kirchnerismo viene reclamando hasta acá para sí el rol de principal oposición a esas políticas, y en líneas generales su conducta en el Congreso (en especial en Diputados) lo avala): no acompañó el acuerdo con los fondos buitres, ni tampoco el blanqueo de capitales o el desguace de los fondos de la ANSES, y estuvo entre los principales impulsores de la ley anti-despido, recogiendo el reclamo de las centrales sindicales. Incluso  intentó infructuosamente abortar el tarifazo desde el Congreso, sin esperar a los fallos judiciales.

Sin embargo, debe comprender que no es la única oposición a Macri, que no todos se sienten cómodos siendo conducidos por Cristina, y que reclamarles a los que adversan con el gobierno una reivindicación total de los 12 años de gobiernos kirchneristas (como una especie de profesión de fe opositora) sería absurdo: ni siquiera nosotros podemos aprobar el conjunto del período a libro cerrado, sin señalar errores, omisiones o tareas pendientes.

Sería tan absurdo como tomar del cuello a cada votante de Macri que (arrepentido o no de su decisión) salga a protestar contra su gobierno, hasta que confiese que se equivocó y pida disculpas por el error.

Hay que tener la humildad de reconocer que tanto Néstor como Cristina no inventaron nada, sino en todo caso tuvieron el coraje y la convicción de retomar las mejores tradiciones históricas del peronismo y del campo nacional y popular, en clave moderna: defensa del empleo, el salario y el consumo, protección del mercado interno y desarrollo de la industria nacional, recuperación de la capacidad de regulación y arbitraje del Estado en la economía, fortalecimiento de las instituciones democráticas frente a los poderes corporativos, política exterior autónoma, independiente y convergiendo hacia la integración con América Latina, ampliación de derechos para los excluidos, vigencia plena de los derechos humanos de hoy y compromiso ético del poder político con saldar la deuda con sus violaciones en el pasado.

Claro que asimilar todo eso cuesta horrores, y sobrarían motivos y razones para elegir otro camino, sobre todo con aquellos que desecharon las advertencias sobre lo que representaba Macri porque se trataba de una “campaña del miedo” para ganar votos de último momento. Pero la gravedad de la situación exige poner la política por encima de los enojos, lo que supone adoptar definiciones, y hoy por hoy no hay definición más importante que oponerse a Macri.

Amplitud y generosidad, pero con firmeza, sin admitir que se disfracen de “diferencias ideológicas” lo que son oportunismos tacticistas a la espera de lo que digan las encuestas, la agenda que marcan los medios o los reacomodamientos en el peronismo; sin vedettismo sobre quien es mejor o mayor opositor, pero sí exigiendo -como mínimo- que todos los que quieran sumarse se planteen de un modo, claro, definido y unívoco como opositores: nada de consignas engañosas, como lo de “no poner palos en la rueda” o “apostar a que al gobierno le vaya bien”, ni actuar como segundas marcas del macrismo.

Tampoco caer en la tentación de ganar a cualquier precio, o ganarle a Macri para volver a perder de nuevo: por allí anda Massa (que se perfila y lo perfilan como la alternativa taquillera) replicando el discurso de Macri, estigmatizando la protestas y hablando en contra de los trabajadores que ejercen sus derechos, como reclamar una indemnización por accidente de trabajo.

Hay que comprender claramente que no hay 2019 sin 2017, y que la mejor forma de desestimar las denuncias de desestabilización que lanza el gobierno para estigmatizar la protesta, es organizarse políticamente para propinarle a Macri una derrota electoral contundente y categórica, que frente su nefasto proyecto político y evite que se consolide y agrave el daño social y económico que ya ha producido.

Lo leímos por allí en las redes sociales, y lo reproducimos porque nos pareció muy gráfico: es importante llenar las plazas y hacer ruido para que se visibilicen el reclamo y la protesta, pero es más importante llenar las urnas de votos silenciosos, de todos los que no quieren que el país siga por el rumbo que hoy lleva.

Ese debe ser el objetivo, y si acordamos en eso, después vendrán la discusiones de las mejores estrategias para conseguirlo (no necesariamente iguales, pero sí convergentes entre todos los que pueden sumar a ese fin), los roles que a cada uno le toque asumir y los liderazgos, teniendo en claro que todos los que se sumen tendrán que tolerar algo que no les guste, o convivir con el que no pensaban o no querían hacerlo.

Como dijo ayer Hugo Yasky, para derrotar a la derecha hay que hacer que encastren las piezas

Fuente: Nestornautas

Dime en que gastas y te diré como gobiernas

En el Boletín Oficial de hoy está publicado el DNU 975 (completo acá) por el cual Macri dispone una ampliación neta del presupuesto por 148.000 millones de pesos, para diferentes gastos.

Más del 90 % del mayor gasto se financia con endeudamiento, a través de 133.874 millones de pesos de nueva deuda emitida por la gestión de Macri, tanto en pesos como en dólares.

Razón la cual el DNU dispone que a esas "operaciones de crédito público" (emisión de bonos y letras del Tesoro) no se les aplique el artículo 56  in fine de la Ley 24.156, que prohíbe tomar endeudamiento para financiar gastos corrientes u operativos.

Poco más de la mitad del gasto adicional total se lo llevan los subsidios a los servicios públicos, pero las cifras más impactantes están vinculadas con los tarifazos de gas y luz que aun se discuten en la justicia: 30.380 millones de pesos van a parar a las petroleras a través del ministerio de Aranguren, para pagar el mayor precio del millón de BTU de gas pactado por el gobierno. Ese monto debió haber salido de los bolsillos de los usuarios, de no haber mediado los frenos judiciales al tarifazo. 

Otros 37.218 millones de pesos están destinados a CAMMESA, la compañía que administra el mercado eléctrico; de los cuáles no es desacertado suponer que buena parte también se destinarán a la petroleras: un 30 % de la generación total de electricidad del país (los subsidios se distribuyen entre las generadoras y transportistas y distribuidoras) se produce consumiendo gas, obviamente con los nuevos precios acordados por el gobierno con las petroleras.

También hay transferencias al ministerio de Dietrich para los subsidios al transporte automotor de pasajeros (especialmente por los mayores costos de los combustibles, dados los aumentos autorizados por el gobierno a las petroleras) y al ferroviario: 1119 millones se reparten entre Metrovías (que administra los subtes porteños) y Ferrovías; que gestiona los trenes de la provincia de Buenos Aires (no los ramales del conurbano), y que la gobernadora Vidal consiguió transferir al Estado nacional.

La chequera de Frigerio para disciplinar gobernadores e intendentes también se engorda: sube en 5000 millones de pesos el fondo de ATN (Aportes del Tesoro Nacional), para distribuir entre provincias y municipalidades.

Pero que no se diga que no hay mayor gasto social: el Tesoro transfiere un refuerzo de 20.740 millones a la ANSES para poder cumplir con los gastos derivados de las leyes de movilidad de jubilaciones, pensiones y asignaciones (la "pesada herencia" dejada por el kirchnerismo); y el Ministerio de Desarrollo Social de Carolina Stanley recibe 2386 millones adicionales para el programa "Ingreso Social con Trabajo", con el cual se financian las cooperativas de trabajo. ¿Tratan de evitar algún incendio en el conurbano para los últimos meses del año?

La "pensión universal a los adultos mayores" (uno de los caballitos de batalla con los que el gobierno trató de embellecer la ley ómnibus que incluía el blanqueo) se llevará hasta fin de año 680 millones de pesos, lo que supone una inversión anualizada de 2040 millones: comparar estos gastos con la gigantesca transferencia a las petroleras, o con el monto del nuevo endeudamiento contraído.

El DNU eleva en 1715 millones el monto originalmente previsto en el presupuesto para atender el pago de sentencias judiciales y acuerdos administrativos con jubilados y pensionados por retroactivos y diferencia de haberes, incluyendo expresamente a los derivados de la Ley 27.260: ¿acaso el gobierno comienza a admitir que el blanqueo de capitales no será el exitazo prometido, o que no podrá revertir el fallo de la justicia que le impide usar a esos fines los activos del Fondo de Garantía de la ANSES?  

Fuente: Nestornautas

lunes, 18 de julio de 2016

Sabbatella: “Los tarifazos son para enriquecer a amigos y socios del presidente”

“Macri tiene que explicar su vínculo con Caputo y Lewis, porque todo indica que se encubre una relación comercial ilícita, mediante la cual desde el Poder Ejecutivo se disponen medidas para que se enriquezcan amigos, socios o ex socios del presidente de la Nación y sus funcionarios. A nadie escapa que Macri y su mujer durmieron en la cama de Lewis mientras el ministerio de Energía definía un aumento brutal de las tarifas, que justamente beneficiarían a Pampa Energía, la empresa de Lewis que quiere más recursos para comprar Petrobrás. Es decir, por decisión de Macri los 44 millones de argentinos estaríamos pagándole a su amigo Lewis la compra de una empresa que ya acordó con el propio Macri negocios millonarios para la provisión de gas”, expresó Martín Sabbatella y agregó: “El show mediático y judicial con denuncias falsas, embargos y allanamientos televisados tiene el objetivo de distraer a la sociedad mientras se ejecuta un despojo impresionante comandado desde la Casa Rosada mediante tarifazos que benefician especialmente a Lewis y a Nicolás Caputo, un íntimo del presidente, repleto de contratos de obra pública, que acaba de embolsar fortunas con la suba vertiginosa de acciones del sector energético. Hay que recordar que Caputo tiene numerosas acciones a través de SADESA en Edesur, Transportadora de Gas del Norte y Gas Cuyana, entre otras, que lideran el sector y llevaron adelante el reclamo contra el Estado para que se suban las tarifas”. “Se inventan excusas para justificar los tarifazos, pero queda claro que la única razón es un enriquecimiento descomunal de empresarios amigos o socios del presidente de la Nación, como no se ha visto en la historia democrática de Argentina”, señaló el dirigente kirchnerista. 

Ayer se conoció, a través del portal nuestrasvoces -que dirige Gabriela Cerruti-, que los millonarios Nicolás Caputo y John Lewis tomaron el control del sector energético a partir de la llegada al Gobierno de su amigo personal Mauricio Macri. Según lo publicado, los aumentos de las tarifas de luz y gas, que levantaron y levantan enormes protestas entre los usuarios, derivaron en ganancias extraordinarias de los accionistas de empresas generadoras y distribuidoras de energía. Esa renta descomunal permitirá a Lewis, entre otras cosas, adquirir Petrobrás, a través de Pampa Energía, que preside Marcelo Mindlin en reemplazo de Luis Caputo, actual secretario de Finanzas de Macri y titular de esa empresa durante una década. 

“En este tipo de barbaridades queda claro aquello de que éste es el gobierno de las corporaciones, el gobierno de los ricos haciendo negocios para ser más ricos. Macri les saca la plata de los bolsillos a millones de argentinos y argentinas y la transfiere a las cuentas bancarias de sus amigos y de las principales corporaciones. Es una etapa de despojo que solo puede pasar desapercibida por la complicidad de los medios hegemónicos y del partido judicial, que se ocupa de perseguir a Cristina y al kirchnerismo”, afirmó Sabbatella y señaló: “Parecía inexplicable que Macri se fuera a descansar a la mansión del magnate Lewis, que se apropió del Lago Escondido. Pero no es inexplicable; es claro, vergonzoso y provocador, porque desnuda a los protagonistas de una estrategia de enriquecimiento inédita”. “Solo quien que compró cobertura mediática e impunidad judicial puede emprender con tanto descaro y agresividad la apropiación ilegal de los recursos del Pueblo”, concluyó el titular de Nuevo Encuentro.

jueves, 14 de julio de 2016

Funes Justicialista también le dice NO al tarifazo! - Hoy, 20:00Hs en la plaza San José

“En Funes también decimos no al tarifazo”

Agrupaciones se juntarán hoy en la plaza San José a decirle a la Nación que “luz, agua y gas no son un negocio, son derechos”.

El exorbitado aumento de tarifas en servicios públicos que aplicó el gobierno nacional pegó fuerte. Este jueves se realizará una jornada de protesta y reproche en todo el país, también en Funes.

“Luz, agua y gas no son un negocio, son derechos”, explicaron los adherentes a la movida, quienes remarcaron: “En Funes también decimos no al tarifazo”.

La convocatoria es para las 20 horas, en la plaza San José, “a hacer ruido”. Convocan Juntos por Funes, Movimiento Evita, Colectivo Funense, Partido Socialista y agrupaciones Esperanza y Dignidad Justicialista de Funes.

Fuente: InfoFunes

Personal de Salud comenzó paro de actividades por 48 horas

La medida alcanza a los cinco centros de salud y la realizan profesionales monotributistas contraprestatarios enrolados en el sindicato AMRA.

El sindicato de Médicos de la República Argentina (AMRA) Seccional Santa Fe realizará este miércoles 13 y el jueves 14 un paro de actividades por 48 horas sin concurrencia a los lugares de trabajo en los cinco centros de salud de Funes.
La medida la realizarán los profesionales monotributistas contraprestatarios que brindan servicio en dichos establecimientos sanitarios y se debe a la “falta de respuesta” por parte del Ejecutivo de equiparar el valor hora de estos colegas con el resto de los empleados que trabajan en planta permanente del Municipio.
Si bien en un principio las autoridades municipales, a través de la Secretaría de Salud, habían acercado diversas ideas para solucionar el conflicto, cómo abonar un plus o bono especial que equipare el salario de uno y otro, “nunca hubo una propuesta concreta, la negociación se fue diluyendo, no se llegó a un acuerdo efectivo y se estiró la situación a un punto límite que finalmente decantó en esta medida de fuerza”.
Desde AMRA solicitaron que las autoridades “revean su postura y se hagan cargo de este conflicto que perjudica seriamente a un grupo de profesionales que trabajan con las mismas ganas, la misma pasión y el mismo conocimiento académico que el resto de los colegas y que sin embargo padecen un perjuicio económico muy notorio comparado con el personal efectivo”.

Fuente: InfoFunes

domingo, 10 de julio de 2016

El futuro se construye mejorando el presente. Empeorar el presente para mejorar el futuro, es verso para que te la banques

Que Dios nos ayude

La excusa de la "herencia recibida" era un argumento que solo podría haber utilizado Scioli en caso de ganar.

Macri en cambio, decidió modificar radicalmente el modelo de país. Motivo por el cual las tensiones sociales que se crean con el actual plan económico no son la consecuencia de las correcciones de los instrumentos macroeconomicos necesarios para re-encausar el proyecto nacional, sino son la reacción natural provocada por la alteración estructural de los patrones de acumulación y distribución de la riqueza.

Dicho en fácil: 

1) Macri no aumentó las tarifas de los servicios públicos para terminar con el déficit fiscal. Macri, para darles dinero a las agroexportadoreas, a las mineras, a los bancos y a los grupos económicos -con la excusa de mejorar la competitividad de la economía- nos saca la guita del bolsillo a los usuarios eliminando los subsidios. A esto se le llama transferencia de recursos.

2) Macri no está bajando la inflación en el 2do semestre. Macri, por la devaluación y la quita de retenciones de Dic. de 2015, duplicó adrede la inflación en 2016 para llevar la inflación proyectada de 2017 a los mismos porcentaje que estaba en 2015. A esto se le llama reacomodamiento de precios relativos.

3) Macri no resolvió el problema del cepo cambiario. Macri, le permitió comprar hasta 5 millones de dolares por mes a las multinacionales y por la caída del poder adquisitivo del salario y el aumento del tipo de cambio, en los hechos, le restringió aún más la capacidad de atesorar moneda extranjera a los sectores medios. A esto se le llama endeudarse en el extranjero para permitir la fuga de divisas.

4) Macri no está trayendo inversiones para crear trabajo. Macri, esta tomando -y permitiendo que algunos privados y casi todas las provincias tomen- créditos en el exterior, sin mediar plan estratégico de desarrollo alguno. La inversión productiva implica riesgo y creación de riqueza, el crédito al estado no tiene riesgo alguno y hay que devolverlo. A esto se le llama habilitarle al sector privado la bicicleta financiera y al sector público endeudarse para financiar gasto corriente.

5) Macri no esta abriendo la economía para facilitar las exportaciones nacionales. Macri, en un contexto mundial recesivo, en donde nuestros socios comerciales están mas preocupados en vendernos que en compararnos, levanta las restricciones arancelarias provocando que el mercado interno se inunde de productos importados para ver si logra contener la inflación. A esto se le llama, destruir el trabajo argentino.

(Amigos: una cosa es hacer correcciones y otra cosa es cambiar el paradigma de organización económico y social para provocar una restauración conservadora. A esto se le llama gobernar para los ricos y que al resto los ayude dios)

sábado, 2 de julio de 2016

Por Decreto: Macri modificó la Ley de Tierras y favorece a los Extranjeros

A través del Decreto 820/2016 (ver) el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, modificó la Ley 26.737 (ver) "Ley de Tierras" sancionada en 2011 por el Gobierno de Cristina Fernández de Kircher.
Esta Ley protegía el Dominio Nacional sobre la Propiedad, Posesión o Tenencia de las Tierras Rurales, limitando la posesión de extranjeros de las Tierras Argentinas. Cuando se votó la Ley en el Congreso, CAMBIEMOS votó en contra (ver) y ahora en la Presidencia de la Nación la modificaron por Decreto.
Ahora el Multimillonario ingles (entre otros), Joe Lewis, amigo personal y propietario de tierras donde vacaciona Mauricio Macri (ver) podrá acceder a más tierras Argentinas. 

La Ley que impulsó Cristina Kirchner fijaba el 15% como límite de toda titularidad de dominio o posesión de tierras rurales en el territorio nacional, provincial, y municipal por parte de extranjeros. Ahora el Decreto con el cual modifica la Ley Mauricio Macri, considera titular extranjero a quien sea titular de "más del 51% del capital social de una persona jurídica". En la iniciativa del kirchnerismo se definía como extranjero a quien sea titular de "un porcentaje superior al veinticinco por ciento (25%)". 

Y pone trabas a un punto clave de la ley que sancionó el anterior Gobierno donde se advertía que los titulares extranjeros no pueden adquirir más de 1.000 hectáreas cada uno, o su equivalente en la zona núcleo, que es la más productiva, y está delimitada en el norte bonaerense, el sudeste de Córdoba y el sur de Santa Fe.

Por otra parte, las zonas industriales no tendrán límite del 15% del territorio nacional, provincial o municipal; ni las 1.000 hectáreas en zona núcleo. Y no se afectará por el artículo que sostiene que "en ningún caso" personas físicas o jurídicas "de una misma nacionalidad extranjera, podrán superar el treinta por ciento (30%) del porcentual asignado en el artículo precedente a la titularidad o posesión extranjera sobre tierras rurales"

Fuente: Portal La TDF