lunes, 28 de septiembre de 2015

La campaña y la recta final

28 días, incluyendo el de hoy, son los que faltan para la elección nacional, por lo que la campaña ingresa en su tramo final.
Una campaña que si bien ha sido pobre por demás, en materia de debate y confrontación de ideas y proyectos políticos, ha ido mutando con los vaivenes de una agenda impuesta desde el vamos, por los distintos medios.
Una agenda que como se sabe, lejos está de la discusión de los temas de fondo, y ha oscilado entre banalidades como la del debate de candidatos en la tele, y pretensiones honestistas; cuando la oposición no tuvo elección provincial alguna para alentar la idea del fraude ante la derrota.
Sobre estas temáticas han transcurrido largos meses de un año electoral en el que las definiciones han venido, aunque no publicitadas, desde el Frente para la Victoria y su candidato, Daniel Scioli, y en cuentagotas, desde el tercero fuera de la disputa, Sergio Massa.
Dicho esto, bien cabe destacar que el escenario impuesto desde la opinión publicada, de tres candidatos en pugna – ese que no tiene correlato con los números finales de las PASO que arrojaron una diferencia de 24 puntos porcentuales entre Daniel Scioli y el jefe del FR-, resulta difícil de respaldar aún ahora, que la encuestología empieza a dar con cierto consenso, como ganador en primera vuelta al candidato del Frente para la Victoria.
Consenso que respaldan, en mayor o menor medida, los candidatos opositores con sus discursos repetitivos y urgentes de las últimas semanas, en los que la palabra ballotage apareció frase por medio.
Es que la necesidad por reinstalar un escenario de segunda vuelta desde lo discursivo, aquella que pretendieron asegurada desde el día siguiente a las PASO y que ahora ven difícil de producirse, los lleva a un obrar poco sutil, pero que bien se complementa con la voz cantante de fraude; característica de quien se sabe perdedor.
Aparecen entonces estos movimientos, que demuestran un nerviosismo esperable ante un clima que se empieza a instalar a nivel social con fuerza, respecto de un resultado definitivo el 25 próximo.

Fuente: Columna Norte